jueves, 19 de abril de 2012

Sonogramas

 Sonograma en tiempo expandido de los ultrasonidos de Pipistrellus pipistrellus y Pipistrellus kuhlii obtenidos en el mismo lugar (jardin urbano de Santander) y a la misma hora 20,13 UT, del 9/4/2012. Las diferencias son evidentes. La frecuencia: (37 kHZ en kuhlii, y 46 kHZ en pipistrellus)



martes, 17 de abril de 2012

Presentación


El Programa de Voluntariado Ambiental “Escucha la Noche” pretende la puesta en marcha de un programa continuado y a gran escalade detección de quirópteros en la región, mediante la utilización de detectores de ultrasonidos, que permitirá recoger información sobre las distintas especies y aspectos de su ecología.

El proyecto se sustenta en la formación de una red de equipos voluntarios que de forma coordinada, y siguiendo unos protocolos definidos, realizarán de forma periódica distintos tipos de prospecciones a lo largo de itinerarios y puntos de muestreo previamente establecidos, repartidos por todos los habitat de la región.

Los objetivos perseguidos, pueden resumirse en:

  • Avanzar en el conocimiento de las especies de quirópteros presentes en la región, y su distribución.
  • Establecer indices de abundancia para distintas especies y en diferentes áreas.
  • Determinación de algunas áreas y hábitat de especial riqueza en quirópteros, o de especial importancia para determinadas especies.
  • Realizar un seguimiento de la tendencia que siguen las poblaciones de distintas especies de quirópteros, al realizarse los muestreos año tras año.
  • Desarrollar una intensa campaña de Educación Ambiental sobre la importancia de la conservación de los Quirópteros y los habitat de los que dependen.
  • Formar especialistas en las técnicas de detección de ultrasonidos.

    Los murciélagos son una parte vital de nuestra fauna autóctona, y constituyen más del 30% de todas las especies de mamíferos continentales presentes en Cantabria. Ocupan una gran variedad de hábitats, tales como humedales, bosques, campiñas agrícolas, así como las áreas urbanas. Siendo los Murciélagos los principales depredadores de insectos nocturnos y por tanto muy sensibles a los cambios en las prácticas de uso de la tierra, son, junto con las aves y las mariposas, importantes indicadores de la diversidad biológica, pues sus tendencias poblacionales reflejan las presiones que afectan a los ecosistemas, tales como cambios en el paisaje, los cambios de usos agrícolas, el desarrollo de infraestructuras o la creciente fragmentación del hábitat. Estos cambios, que también son relevantes para muchas otras especies silvestres, convierten a los Quirópteros en unos excelentes bioindicadores.

    La mayoría de las especies de murciélagos europeos están en mayor o menor grado amenazadas, y algunas en peligro de extinción. Las razones se atribuyen principalmente a la pérdida de sus refugios, la alteración de las zonas de alimentación y a un mayor uso de pesticidas, tanto en la agricultura y como en su empleo en los materiales de construcción contra la acción de plagas, que acaban envenenando a los murciélagos que los consumen.
    Los prejuicios derivados de la ignorancia acerca de los murciélagos, y el desconocimiento de su vida y ecología, son lastres que aún es necesario superar en nuestro país.
    Distintos programas de monitorización a gran escala, y con la participación de decenas de voluntarios están en marcha en algunos países de Europa y en los EEUU.



    En Cantabria se han citado 22 especies de Quiròpteros, de las 42 presentes en Europa. De las 17 especies de mamíferos incluidas en el Catálogo Regional de Especies Amenzadas, 10 de ellas son murciélagos.
    Sin embargo, el conocimiento que tenemos sobre las distintas especies de quirópteros y sus poblaciones en Cantabria es muy limitado. Al de tratarse de animales de hábitos nocturnos, de pequeño tamaño, silenciosos y voladores, ha convertido a los quirópteros en el grupo de vertebrados peor conocido, dada la dificultad y el esfuerzo que implicaba su estudio. Los datos disponibles provienen en su mayor parte de las observaciones y capturas realizadas en sus refugios, diurnos o invernales, principalmente cuevas.

    Pero este panorama puede empezar a cambiar. Con la aparición en los últimos años de los detectores de ultrasonidos, y la generalización de su uso por parte de investigadores y voluntarios en EEUU, Europa y Australia principalmente, el mercado ofrece actualmente instrumentos potentes y avanzados a un precio más asequible que hace unos años, lo que ha abierto una enorme oportunidad para la detección y estudio de muchas especies, de su ecología y comportamiento, sin tener que capturar, molestar o interferir a los animales.